jueves, 3 de noviembre de 2011

externalizacion de los costos

Externalizar costos, implica cargar parte de éstos a la sociedad ya sea en la fase de extracción, de producción, de comercialización o de deshecho, manifiestos a través de los precios bajos por las materias primas, los bajos sueldos y salarios por la mano de obra ya sea en el sector formal, en el sector informal o en las empresas que emplean una mixtura de empleo formal e informal, los bajos o nulos costos por leyes sociales como consecuencia de la existencia de un empleo informal y/o temporal tanto en el sector de las PYMES como en el sector público inclusive, los nulos costos que tienen las empresas al depredar territorios, por contaminar las aguas, el aire, los bajos costos de la extracción de minerales en territorios indígenas, los bajos costos en salud muchas veces totalmente inexistentes en los pueblos andinos o amazónicos y los tremendos costos que asume la sociedad por la privatización de los servicios públicos o por la privatización de los fondos de jubilación. Es lamentable ver que dentro del proceso de externalización de costos, el Estado Social de Derecho no juega ningún rol fundamental por ser un eslabón inferior dentro de la economía corporativa mundial

4 comentarios:

  1. La obsolescencia programada tiene un potencial considerable y cuantificable para beneficiar al fabricante dado que el producto va a fallar en algún momento, obligando al consumidor a que adquiera otro producto nuevamente,1 ya sea del mismo productor (mediante la adquisición de una parte para reemplazar y arreglar el viejo producto o mediante la compra de un modelo del mismo más nuevo), o de un competidor, factor decisivo que también se prevé en el proceso de obsolescencia programada.
    Para la industria, la obsolescencia programada estimula positivamente la demanda al alentar a los consumidores a comprar de forma artificialmente acelerada nuevos productos si desean seguir utilizándolos.2 La obsolescencia programada se utiliza en una alta diversidad de productos.3 Existe el riesgo de una reacción adversa por parte de los consumidores al descubrir que el fabricante invirtió en diseñar que su producto se volviese obsoleto más rápidamente, haciendo que sus consumidores cambien a la competencia, basando su elección en la durabilidad y calidad del producto.

    ResponderEliminar
  2. A veces los comerciantes, de forma deliberada, introducen la obsolescencia en su estrategia de producto, con el objetivo de generar a largo plazo un volumen de ventas derivado de reducir el tiempo entre las repetidas compras. Un ejemplo podría ser la producción de una lavadora de bajo costo que es deliberadamente diseñada para fallar dentro de los cinco años de su compra, empujando a los consumidores a comprar otra dentro de cinco años. En un sector altamente competitivo, esta estrategia puede ser arriesgada, debido a que los consumidores puedan comprar a productores competidores. La práctica de la obsolescencia planificada es también considerada por la mayoría de los consumidores un signo de comportamiento poco ético ya que obliga al consumidor a gastar su dinero en reemplazar los productos que se rompen, siendo perjudicial para la economía puesto que ese dinero ya no podrá usarse en comprar otras cosas. El hecho de que este tipo de comportamientos es perjudicial para la economía, lo expuso magníficamente el economista francés Frédéric Bastiat en su Parábola del cristal roto.

    ResponderEliminar
  3. La evolución y el cambio técnico en las economías de los países subdesarrollados han sido sustancialmente diferentes a lo que se ha observado en los países avanzados. La ausencia de capacidades científicas y tecnológicas, la falta de condiciones económicas propicias para el desarrollo de innovaciones, y el uso de un proceso inadecuado de introducción de tecnologías a sus aparatos productivos, han generado cambios económicos inadecuados a las realidades y prioridades de los países subdesarrollados, e ineficiencias en la utililización de sus recursos.

    Con la inversión de ingentes recursos en el desarrollo de conocimientos orientados directamente a la solución de problemas de la producción o al desarrollo de nuevos procesos y productos, la tecnología se ha convertido, hoy más que antes, en un bien comercial, de tal modo que la adquisición y transmisión, o transferencia de este conocimiento ha pasado de ser un proceso informal a uno formal sometido a las leyes del mercado. El desbalance en este comercio de conocimientos ha provocado una gran diferencia entre los países y ha puesto en desventaja para las relaciones de intercambio económico a aquellos que son netos importadores de tecnología.

    La introducción de tecnologías inadecuadas para los países subdesarroílados ha generado una dependencia tecnológica viciosa y una evolución económica incompatible con las necesidades sociales, convirtiéndose esta dependencia en una causa, un síntoma y una consecuencia misma del subdesarrollo. Esta situación de dependencia y desigualdad en el desarrollo se observa cuando la
    fuente principal de la tecnología de un país está ubicada en el exterior, y cuando no se dispone de una capacidad local para la generación y adaptación de tecnología.

    La importación de tecnología en sí no es desventajosa, de hecho los países avanzados también lo hacen. Lo nefasto es la dependencia y la ausencia de una política correcta de cambio tecnológico. Esta política no puede ser diseñada si no se conocen las características de la tecnología, la dinámica en la evolución de las tecnologías, los procesos de transferencia, y los mecanismos de elección e introducción de tecnologías adecuadas a las condiciones de los países.

    ResponderEliminar
  4. La tecnología tiene determinantes económicos, sociales e históricos, bajo los cuales resulta ser adecuada para la práctica óptima productiva. Estos determinantes le imponen ciertos atributos o características distintivas a las tecnologías; características que hacen referencia a la naturaleza del producto, a los insumos materiales y energéticos de la tecnología, a la escala de producción, a los productos y servicios complementarios, y al uso y combinación específica de los recursos de producción, capital y trabajo. Podemos decir que las características de una tecnología son como sus huellas dactilares, que no sólo sirven para su identificación, sino que también informan sobre las características económicas, sociales y tecnológicas delpaís donde se desarrolló y de sus condicionantes para un uso eficiente de ella.

    ResponderEliminar